Titulo

DIEZ VERDADES SOBRE LA OBEDIENCIA

 La obediencia de una persona conlleva una actitud de sumisión a la soberana y perfecta voluntad de Dios. Es que ella requiere tener confianza plena y una fe auténtica del plan de Dios. Nos detendremos en algunas verdades sobre la obediencia:

1.       No existe excusa para obedecer. Desde niño, fuiste premiado por ser obediente. Pues, si “vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad?” (Gálatas  5:7). No hagas como aquellos israelitas que volvieron a Egipto, pusieron su mirada hacia atrás (Hechos 7:39).

2.       El orden de obediencia está establecido: “…es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres (Hechos 5:29). Pero, no debes olvidar que Dios tiene sus propios medios y te puede enviar un Moisés o un Josué a tu vida (Josué 1:17).

3.       La obediencia es el mejor de los sacrificios: “…ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros” (1 Samuel 15:22).

4.       Dios quiere que obedezca su palabra: “…ve y di… ¿no aprenderéis a obedecer mis palabras?” (Jeremías 35:13).  

5.       Obedecer la voz de Dios te irá mejor: “sea bueno, sea malo, a la voz de Jehová nuestro Dios al cual te enviamos, obedeceremos, para que obedeciendo a la voz de Jehová nuestro Dios nos vaya bien” (Jeremías 42:6).

6.       La obediencia purificará tu alma: “habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro” (1 San Pedro  1:22).

7.       Los obedientes se ganan la confianza: “te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aun más de lo que te digo” (Filemón 1:21).

8.       La obediencia no pasa desapercibida: “porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal” (Romanos 16:19).

9.       La obediencia vence la ignorancia: “como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia” (1 San Pedro 1:14).

10.    La obediencia tiene un precio elevado: “y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).
CONCLUSIÓN: Aquel que obedece no podrá ser avergonzado, porque su corazón escucha y ha entendido la voluntad de Dios, mirará su pacto y no se apartará de él ni de noche ni de día.

En todo cuanto obedece, te convierte en el atalaya del deseo de Dios.

GENNYS AZAEL LORENZO
@GennysLorenzo

REPUBLICA DOMINICANA
Con la tecnología de Blogger.