Titulo

Como reconocer a un hombre de Dios

La escritura está llena de relatos de hombres de Dios. Aunque ninguno de estos hombres eran perfectos, todos ellos son recordados por su servicio a Dios y su obedecía. Hay muchos hombres piadosos a considerar, pero echemos un vistazo a algunos.  


Abraham vivía en una cultura pagana llena de ídolos y dioses falsos. Un día oyó la voz del único Dios verdadero, llamándolo para que cambiara esa forma de vida.Cuando Abraham finalmente obedeció a Dios, él se alejó de esa sociedad pagana y ahí fue cuando Dios comenzó a trabajar en su vida. Dios prometió que Abraham iba a ser el padre de una gran nación, y así fue. Hoy en día vemos como se cumple la promesa que Dios le hizo a Abraham con respecto al derecho de los Judíos a la Tierra Prometida. 
Abraham tomó la fe para creer que él en su vejez sería el padre de un hijo, Isaac. Abraham tuvo doce bisnietos que fueron los padres de las doce tribus de Israel. Es un privilegio que de una de esas tribus, Judá, fue la línea de sangre que produjo al rey David. Más importante aún, el Mesías vendría a través de esa línea.

Dios cumplió los planes que ÉL tenia con Abraham y sus descendientes, desde que él dejó la vida pagana que lo rodeaba. Un hombre de Dios obedece a Dios y se aleja de todo lo que está en contra de Dios. 
Moisés era un Judío que se crió en la corte del faraón. Un día vio a un egipcio golpeando a un esclavo judío. En lugar de ignorar esta injusticia, se puso de pie para el que estaba siendo tratado injustamente. Moisés pecó matando al egipcio, pero Dios puede usar incluso a un asesino. Dios eligió a Moisés para guiar a los israelitas del cautiverio egipcio y Moisés subió audazmente a Faraón muchas veces exigiéndole que liberara a los Judíos.
Cuando el Faraón finalmente consintió, Moisés condujo a la nación de Israel en un viaje a la Tierra Prometida. Por la fe, los condujo a través del Mar Rojo, recibió la Ley, una roca derramo agua potable, y mucho más. 
“Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la faz de la tierra” Números 12: 3.
Moisés era el hombre humilde, pero Dios era su fuerza.
El Rey David amaba al Señor. Él escribió muchos salmos de alabanza a Dios, pero muchos eran gritos de ayuda y por la justicia. David no era perfecto, pero fue destacado por ser un hombre de Dios. La tentación fue el fracaso de David. Él deseó a una mujer casada y cuando ella quedó embarazada de su hijo, David colocó a su marido(quien era un soldado del ejército) en una posición en la que lo matarían.Cuando su pecado fue revocado, David escribió un hermoso clamor a Dios.
“… Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones” Salmos 51: 1.
David se entristeció por su pecado y se volvió a Dios.
“Crea en mí un corazón limpio, oh Dios; y renueva un espíritu recto dentro de mí“Salmo 51:10.
Un hombre de Dios se humilla ante Dios, pide perdón, y le pide a Dios que lo cambie.
Daniel y sus tres amigos eran jóvenes cuando los babilonios capturaron Jerusalén.Fueron llevados de Jerusalén como cautivos a Babilonia. Incluso hoy en día Babilonia se destaca como un símbolo de la adoración de ídolos demoníacos. El rey Nabucodonosor construyó una enorme estatua de oro y emitió un decreto que cuando la música suene, todos tenían que caer y adorar la estatua.
Cuando la música sonaba, Daniel y sus amigos Sadrac, Mesac y Abed-nego no se inclinaron ante la estatua. ¿La penalidad? Ellos fueron arrojados a un horno de fuego. Dejaron en claro que ellos confiaron en Dios y no cedieron a los ídolos.
He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado“Daniel 3: 17-18.
Ellos fueron arrojados al horno, sin embargo, Dios los protegió … incluso entró en el horno con ellos. Nabucodonosor miró en el horno y vio a cuatro hombres caminando en dentro de las llamas y quedo en gran asombro. 
“Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses“Daniel 3:25.
Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron del fuego saludables sin una pequeña quemadura. Debido a esto, el rey Nabucodonosor decretó que nadie podía hablar contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego. Un hombre de Dios puede ser reconocido por honrar a Dios y no inclinar sus rodillas ante los ídolos.
Pasó el tiempo y un nuevo rey gobernó en Babilonia. La integridad de Daniel ganó el favor del rey y se levantó como un líder. 
Poco después, el rey Darío emitió un decreto de que ninguna petición sea dada a ningún a Dios excepto al rey. En otras palabras, era ilegal orar al Dios Todopoderoso.
“Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes. “Daniel 6:10.
Daniel no cambió su rutina. Él honró a Dios y no detuvo sus oraciones. Por su obediencia a Dios, fue llevado a un foso de los leones. A la mañana siguiente Daniel estaba vivo, los leones no le hicieron ni siquiera un rasguño.
“Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo” Daniel 6: 22.
Un hombre de Dios sigue las leyes de la terrenales, Pero si estas leyes son contrarias a Dios, Él opta por seguir a Dios.
El Nuevo Testamento también está lleno de ejemplos de hombres piadosos. 
Mateo estaba en un negocio que no era honesto, recaudador de impuestos, pero lo dejó para seguir a Jesús.
Tomas tenía dudas hasta que vio al Señor resucitado por sí mismo, entonces él de todo corazón le adoró.
Pedro tenia un temperamento fuerte, pero Jesús lo suavizó y lo convirtió en un líder fuerte de la fe cristiana.
Pablo era un perseguidor de cristianos. Cuando él recibió el llamado de Dios, se aparto y le siguió. 
Estos hombres y otros son ejemplos de Dios.

Se puede reconocer a un hombre de Dios a través de sus palabras y acciones de que Cristo vive en él.
 “Por sus frutos los conoceréis” Mateo 7:16
Desde que Dios te llamo, ¿Que tipo de frutos has dado? ¿Estas dando ejemplo de un hombre o una mujer de Dios?
Dios los bendiga a todos!
Ron y Nathele Graham
Fuente: Tiempos Proféticos 

Con la tecnología de Blogger.