Titulo

La santificación de la NOVIA

Desde el día de Pentecostés hasta el día de hoy, el mundo ha estado bajo la dispensación de la Era de la Gracia, también conocida como la Era de la Iglesia.

Después del rapto, Dios comenzará a juzgar a los habitantes restantes del mundo que han rechazado el perdón gratuito y la salvación por medio de su Hijo Jesús. Esto tendrá una duración de siete años y los detalles horribles de estos juicios se pueden encontrar en el libro de Apocalipsis del capítulo 6 al capítulo 18.

Aquellos que han aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador personal forman parte del cuerpo de Cristo, conocida como la novia de Cristo.

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses 5:23).

Ser santificado significa ser apartado, libre de pecado y purificado. Esto es algo que ninguno de nosotros podemos hacer por nuestra cuenta, solo por medio de la sangre del sacrificio de nuestro Señor Jesucristo.


“porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.” (Hebreos 10:14)

Gran parte del mundo no se da cuenta del tiempo privilegiado en el que vivimos. Antes de Cristo, en los tiempos del Antiguo Testamento, Dios no “sellaba” a la gente con su Espíritu Santo.

A través de su gracia, Él permitió que Su Espíritu more en ciertas personas a quienes Él escogió, pero la promesa de ser sellados con el Espíritu Santo no llegó hasta después del Pentecostés.

Desde el Pentecostés, a la Iglesia la novia de Cristo, se les ha dado el sello del Espíritu Santo como un anillo de compromiso. La novia se dedica actualmente a Cristo que la compró con Su sangre en la cruz del Calvario y pronto vendrá el día cuando Él redimirá su posesión.

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”(Efesios 1: 13-14).

Ya que nuestro Señor y Salvador Jesucristo, vino de la tribu de Judá, es esencial recordar que por ser Su Novia, algunas tradiciones antiguas de la boda judía deben ser consideradas. En la antigüedad, cuando un hombre judío le ofrecería a una mujer una taza para beber y ella aceptaba la copa y bebía de ella, era un símbolo de la aceptación de su propuesta.

Cuando Cristo constituyó la ordenanza de la Santa Cena, Él estaba en cierta manera cumpliendo la misma tradición, y pidió que lo recordemos cada vez lo hiciéramos. Tomar la comunión no es una forma de obtener la salvación, La salvación se obtiene desde el primer momento en hemos creído. Esta es una expresión de aceptación de su propuesta para ser su novia.

Por otra parte, cuando tomamos la comunión, estamos recordando la sangre que Él derramó por nosotros con su cuerpo y es a causa de ese sacrificio que la redención se hace disponible para todos nosotros.

En antiguas tradiciones de la boda judía el novio va a la casa de su padre, a preparar lugar para su novia después que la propuesta fue aceptada. El padre inspecciona el lugar que había preparado y luego le dice al novio cuando tiene que buscar a su novia. La novia no sabe cuando Él va a venir por eso ella siempre tiene que estar lista. El hijo tampoco sabe el momento en el que padre le dirá. Creo que es por eso que Jesús dijo:

“Marcos 13:32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.” (Marcos 13:32).

Durante mucho tiempo, siempre me pregunté ¿Por qué el omnisciente Hijo de Dios no sabría cuando Él iba a volver? pero creo que la afirmación anterior puede haber sido un ejemplo de la devoción de Cristo a su herencia permitiendo que el Padre dicte el momento de obtener su novia.

El libro de Rut, nos muestra un ejemplo del matrimonio de Booz (un Judío), que se casa con una novia gentil (Ruth), para redimir a su empobrecida pariente Naomi. Booz representa a Cristo, Ruth representa a la Iglesia, y Naomi representa a Israel.

Al final del período de La Gran Tribulación, Cristo regresa con Su Novia (la Iglesia), cuando Él redime a Israel. Pero primero es necesario redimir a su novia en el Rapto antes de que comience la tribulación.

En la antigua tradición de la boda judía, el novio y la novia consumen su matrimonio por siete días antes de que ocurra el banquete de bodas. Vemos un ejemplo bíblico de esto en Génesis 29: 27-28, donde Jacob tuvo que cumplir su “semana” con Lea antes de que pudiera recibir a Raquel como su segunda esposa.
Esta semana de consumación es simbólico de la “semana” de siete años que la novia de Cristo pasará con su novio mientras que la tribulación de siete años se produce en la tierra.

Este será el momento en que los santos son recompensados ​​por su servicio hacia el Señor durante su vida en la tierra. Después, la cena de las bodas del Cordero se llevará a cabo como está escrito en Apocalipsis 19: 7-9. Cuando comparamosApocalipsis 19 versículo 7 con el versículo 9, podemos ver que el “matrimonio” del Cordero y de la “cena de las bodas” del Cordero son dos eventos separados.

Un examen detallado de Apocalipsis 19:7 revela que la boda y la consumación (la ceremonia de los galardones de los santos), ya tuvieron lugar durante los siete años anteriores a la Segunda Venida ya que dice: “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado”.
La esposa del Cordero fue premiada en la ceremonia Apocalipsis 19:8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Esta ropa de la mujer representa las “acciones justas de los santos”, y los santos no ganan su propia justicia.

Nosotros sólo somos justos por medio de Jesucristo (Romanos 3: 21-26), y de acuerdo a 1 Corintios 01:30, justicia, santificación y redención son tres cosas que hacen que estemos bien con Dios y es por nuestra unidad con Cristo. Este es realmente un matrimonio hecho en el cielo!

Los tres atributos de la novia de Cristo que aparece en 1 Corintios 1:30 son una fuerte evidencia de que la Iglesia no tiene cabida en el período de la Tribulación cuando Dios está derramando su ira sobre un mundo que rechaza a Cristo. Por un lado, Dios no juzga al justo, sino más bien se ha reservado su ira para los injustos (Romanos 1:18).

A continuación, los que están en Cristo son librados de la ira venidera (1 Tesalonicenses 5: 9, 23). Y por último, los que han aceptado la expiación del sacrificio de Cristo son justificados por Su sangre y salvos de la ira venidera (Romanos 5: 9).

Esta es la razón por la que boda “cena” del Cordero no se produce hasta que se haya completado la ira y el juicio de Dios sobre la tierra. Los que vienen a aceptar a Cristo durante el período de la Tribulación serán invitados al banquete de bodas (Apocalipsis 19: 9).

Es importante recordar que habrán cristianos en la tierra durante la tribulación, pero estos serán separados de la novia ya que no aceptaron la invitación que estaba a su disposición antes de que ocurriera el Rapto. Estos “santos de la Tribulación” se ven en Apocalipsis 7: 9-17 y sirven al Señor en su templo (vs. 15).

Sin embargo, no son infelices en su servicio ya que el Señor enjugará las lágrimas de sus ojos (vs. 17). Cualquier pesar que puedan haber tenido por perderse el Rapto, desaparece completamente cuando estén delante del trono sirviendo al Señor. Servir al Señor es siempre una alegría.

En Efesios 5: 22-33, el apóstol Pablo describe la Iglesia como esposa de Cristo e incluso cita Génesis 2:24 (como Cristo lo hizo cuando trataba la cuestión del matrimonio y el divorcio con los fariseos en Mateo 19: 5).

Génesis 2:24 dice: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Así como Dios quiso que el hombre y la mujer se conviertan en uno, Él también tiene la intención de que la novia de Cristo y su novio sean como uno.

Jesús a menudo utiliza el antiguo patrón de la boda judía en muchas de sus parábolas y casi siempre estaban relacionados con el fin del mundo (Mateo 22: 1-14 y Mateo 25: 1-13 son ejemplos notables). A lo largo de la historia hemos visto la preparación en curso para una gran ceremonia de la boda celestial que está por llegar al final de la edad. El novio se ha estado preparando durante miles de años.

Jesús vino, propuso a su novia y la santificó con su sacrificio expiatorio. Después de lograr esto, Él regresó a casa de su padre, a preparar lugar para ella (Juan 14: 2). Actualmente estamos viviendo en la era en que la novia se está preparando y muy pronto el novio va a regresar por Ella (Juan 14: 3).

Mientras que la novia espera, ella busca estar siempre llena del Espíritu Santo.




La invitación a ser Su novia está aún disponible para cualquier persona que tenga sed de justicia y salvación. Si usted no ha respondido a su propuesta, hazlo ahora, mientras todavía hay tiempo; porque esta Era de la Gracia es la única vez en la historia que está en oferta especial. De acuerdo a los signos de los tiempos, está casi terminando.

Las campanas de boda celestiales para las bodas del Cordero con su novia están a punto de empezar a sonar!






“Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.” (Apocalipsis 22:17)


Fuente: Tiempos Proféticos 
Con la tecnología de Blogger.